Mamá trabajadora y su lactancia materna

Mamá trabajadora y su lactancia materna

Hola, soy Andrea Martínez de Pérez, Publicista Profesional, Comunicadora Social, Asesora de Lactancia Materna y estoy estudiando para certificarme como Guía Montessori. Tengo 28 años, estoy casada con mi mejor amigo hace cinco años y soy mamá de mi campeón Iker, que en 2 meses cumple tres años.

 

Trabajo desde que tengo 16 años, estoy acostumbrada a generar ingresos, a retarme cada día en el ámbito laboral, a desafiar mi acomodamiento, he viajado, he sacado muchos cursos, certificaciones y diplomados. Me encanta estudiar y estar actualizada. Me caracterizo por no estar quieta y por ser muy soñadora.

 

 

Mi rol de mamá

Pero eso son sólo títulos, la parte más retadora de mi vida ha sido desde que me convertí en mamá. ¡Que responsabilidad tan grande me confió Dios! Siempre he pensado que la maternidad es como una montaña rusa de emociones, un día estás super feliz y al rato estás angustiada o con temores muy íntimos. La lactancia materna es el segundo reto que enfrenté después de mi parto.

 

La Organización Mundial de la Salud recomienda que la lactancia materna sea exclusiva los primeros seis meses de vida y se mantenga acompañando la alimentación hasta al menos los dos años, después de esto es a discreción de cada bebé y mamá si desean continuar o no.

 

¿Cómo lograr ser LME y trabajar al mismo tiempo?

Acumulé muchos días de vacaciones y logré estar en casa tres meses posparto, esto me serviría para “dejar” a Iker con las abuelitas o en guardería ya cuando mi lactancia estuviera establecida. Empecé a trabajar en mi banco de leche desde que Iker tenía un mes de nacido, logré juntar 426 onzas de leche materna en mi freezer (para las que estamos en el rollo, ¡es un montón!). El extractor de leche fue mi mejor amigo muchos años, lo llevaba a donde yo fuera. Me volví experta en lavar y esterilizar rapidísimo, el refrigerador común de mi oficina tenía botecitos de leche y ya todos sabían que era leche materna, nadie me cuestionaba, nadie me juzgaba, más bien me recordaban que ya me tocaba ir a extraerme.

En mi freezer no había espacio para nada más que bolsas rotuladas. Perdí la vergüenza de pedir espacios en lugares públicos para extraerme, me hacía un queso adentro del carro cuando no había un lugar tranquilo, pedí habitaciones en hoteles con refrigerador incluido aunque significara pagar un costo extra, los hielos secos fueron mi salvación en el tráfico para mantener la temperatura y que no se arruinaran mis extracciones.

Tenía clara mi prioridad y era muy disciplinada con mis horarios de extracción (que eran las horas en las que normalmente Iker mamaría), así podía mantener mi producción de leche aun trabajando fuera de casa.

No quería que mi pasión por trabajar y superarme frenara mi deseo de darle leche materna a mi hijo, no era opción en ese momento dejar de trabajar y dedicarme a él por completo, así que tuve que buscar alternativas que funcionaran con mi estilo de vida.

 

 

Te puedo decir con certeza que sí se puede hacer ambas cosas al mismo tiempo, es cuestión de informarse, tener compromiso, disciplina y esfuerzo extra para llevar el plan que nos tracemos. Igual de importante es el apoyo de tu entorno (pareja, familia, lugar donde trabajas, etc.). Con cada extracción estamos dando vida fuera del vientre ¡Y eso es valiosísimo!

 

 

 

Hoy, tengo dos años y diez meses de ser mamá lactante y la satisfacción es tan grande que no les puedo explicar con palabras.

 

De la mano va mi crecimiento en el ámbito laboral porque aunque trabajo con horario de oficina fuera de casa, Iker es mi inspiración para tres emprendimientos que llevo de la mano y en mi corazón. @amabutters donde hago mantequillas de maní 100% naturales, @ikelu.gt que es un programa de estimulación oportuna para aplica en casa y las asesorías de lactancia materna en donde tengo la oportunidad de acompañar a mamás en su lactancia.

 

Si tu estás viviendo o pasaste algo similar comenta este artículo, el camino se vuelve mucho más sencillo cuando lo recorremos acompañadas.

 

Mi recomendación para todas las mamás es NO TE RINDAS, todo lo que haces vale la pena y lo estás haciendo super bien.

 

 Andrea

@mujermodernagt

     

    Kiddies Store

    Dejar un comentario

    Left Continuar comprando
    Tu pedido

    Tu carrito de compras está vacío