Ser médico y papá, ¿cómo enseñar cuando estás aprendiendo?

Ser médico y papá, ¿cómo enseñar cuando estás aprendiendo?

¡Hola, soy Rodolfo y desde que era un niño soñé con ser doctor! Durante mi niñez tuve la oportunidad de apreciar la sensación de sufrimiento en los pacientes, así como su agradecimiento hacia quienes les hacían más llevadera su enfermedad.  Tras un largo camino, logré estudiar Medicina. No tenía ni idea de las lecciones de vida que aprendería durante mi paso por los hospitales. Fue como explotar la burbuja en la que había crecido y darme cuenta de las grandes necesidades que pasan las personas de escasos recursos, el sufrimiento de los pacientes y de sus familiares y la crisis hospitalaria. Pero todo eso no fue excusa para desmotivarme, al contrario: ese escenario me dio las mejores lecciones de vida. Me enseñó que la felicidad es compartir, que un abrazo o un apretón de manos es agradecer, y que la salud es un bien. 

Me convertí en Oncólogo, y seguí aprendiendo aún más de mis pacientes. Hasta el día de hoy NO he aprendido a dar malas noticias, pero sí he aprendido a apreciar más las sonrisas y a motivarme con un “¡gracias doctor!” 

La paternidad, un cambio en mi vida

Me convertí en papá y mi vida cambió. Siempre me entregué a la Medicina para intentar conseguir mis objetivos y esto incluía sacrificar muchas cosas.

Nació mi hija, mi Valentina. Recuerdo ese día como si fuera ayer, cuando la vi lloré, cuando la tuve en mis brazos sonreí y cuando abrió sus ojos me enamoré. Desde ese momento mi vida cambio. Despertó en mí nuevos pensamientos, nuevos deseos, nuevas metas y nuevas responsabilidades.  Lo único que quería era aprender a ser padre y ser el mejor alumno de mi hija.

Fueron pasando los meses y cada día me esforzaba más por integrar mi vida de médico y de padre. Me dijeron que sería complicado, pero no le temí y luché por hacerlo posible.

Adapta tu familia a tu rutina, no tu rutina a tu familia

Vivimos con mi esposa alejados de nuestras familias, por lo cual nuestros amigos son nuestro apoyo más cercano. Los dos somos médicos y ambos trabajamos. Teníamos proyectos profesionales en curso, mi esposa estudiando su máster y yo cursando mi doctorado. El escenario era complicado, pero les cuento que lo logramos. No fue fácil, pero entre los tres lo hacemos llevadero.

Por las mañanas yo me encargo de preparar a mi hija para ir a clase. Mi esposa me pasa dejando al hospital y después la deja en el colegio (ella es la última en llegar al trabajo). Yo salgo del hospital y voy a buscar a mi hija, que me acompaña a almorzar a las 4:30 de la tarde y después vamos al parque a jugar. Luego la baño y le preparo la cena, a la espera de la llegada de mi esposa.  Son semanas cansadas pero llevaderas. Lo mejor son los fines de semana, que los tres lo disfrutamos juntos. Durante todo este tiempo aprendí a cambiar pañales, a bañar a mi hija, peinarla, jugar con las muñecas y ver películas Disney. Pero lo mejor ha sido lo que ella me ha enseñado y me sigue enseñando. Me trasmite su imaginación, su ingenio, su inocencia. Me muestra el mundo de otra perspectiva y hace que un abrazo cambie mi peor día y que un te quiero me saque una sonrisa. 

Lecciones que aprender de un niño
Ellos aprenden de nosotros, se fijan, nos imitan, nos aman y a veces lo hacen en silencio. Nosotros como padres debemos imitarlos a ellos, porque en mi corto camino he aprendido que no puedo corregirle los errores si no he aprendido a entenderla. Ser padre no es traerla al mundo. Ser papá es caminar junto a ella, y esto se logra mediante un intercambio de aprendizaje. Ella me enseña a ser papá y yo la ayudo a ser lo que ella quiera ser.

Como padres no perdamos esa capacidad de sorprendernos e ilusionarnos con las cosas nuevas, porque esa es la mejor lección que nuestros pequeños nos dan.

No hay imposibles, no hay excusas, el tiempo es dinámico y si queremos podemos adaptarlo para que cada momento por muy corto que sea, lo aprovechemos y disfrutemos al máximo con nuestros hijos.

Desde hace 2 meses tengo una nueva integrante, mi Emma, y estoy emocionado por todo lo que me enseñará y compartiremos.

Mi mensaje para ti

Como médico aprendo cada día de mis pacientes, y como papá aprendo de mis hijas. Para enseñar primero hay que aprender. Nada es incompatible, sino que todo es adaptable, y si lo hacemos juntos es más fácil y divertido.

Así que anímate, porque tú también lo vas a lograr.


Dr. Rodolfo Chicas Sett
Oncólogo

@dr.rodolfochicas

Kiddies Store

Comentarios

Kiddies Store

Que mensaje tan bonito, ser padre no es fácil se requiere de mucho esfuerzo, paciencia y por sobre todo mucho amor, los hijos son una bendición de Dios, yo tuve la oportunidad de criar tres hijos varones que me dieron muchas alegrías, realizaciones y al igual que tu muchas lecciones de vida, disfruta esa bella experiencia y sigue siendo ese padre cariñoso y ejemplar, te quiero mucho

Dejar un comentario

Left Continuar comprando
Tu pedido

Tu carrito de compras está vacío